Usted está en: Libros / Cocina judía para celebrar la vida. Comidas de fiesta según fuentes hebreas clásicas, la Cábala y la tradición

Cocinajudia

Descargas de muestra:

Cocina judía para celebrar la vida. Comidas de fiesta según fuentes hebreas clásicas, la Cábala y la tradición

Déborah Chomski

  • Edición en papel Formato: 17 x 24
    Páginas: 376
    Peso: 0.73 Kg
    ISBN: 978-84-9704-429-5
    Año: 2009
    35,00€

¿Cómo se construye una gastronomía de fiesta? ¿Cómo se entiende en una cultura como la hebrea las relaciones entre la alimentación y la espiritualidad? En Cocina judía para celebrar la vida, su autora, Débora Chomski, propone un recorrido histórico y cultural por una de las cocinas más antiguas y trascendentes de la gastronomía mundial, que ha ejercido una influencia innegable en las cocinas de España y el Mediterráneo, Europa central y del este, América latina y Norteamérica, Asia y Suráfrica.

El texto recoge testimonios y recetas de las diferentes tradiciones y culturas que conviven en el seno del pueblo judío y que están en relación con los pueblos que le dieron acogida en diferentes épocas. El itinerario que proponeCocina judía para celebrar la vida se fundamenta con las aportaciones de la Cábala y otras fuentes de sabiduría religiosa a cuestiones de la alimentación, la cultura y la salud, a las cuales los alimentos y la cocina kasher ofrecen una respuesta garantizada y de calidad. Se brinda aquí un recetario tradicional y de creación que recoge platos de las cocinas familiar y de vanguardia, para personas con diferentes sensibilidades alimenticias (alergias a algunos alimentos, pautas dietéticas válidas también para las dietas vegetariana, halal o adventista, entre otras).

En este viaje de ida y vuelta por las diferentes cocinas de la cocina judía, el texto aporta doscientas cincuenta recetas originales de carnes, pescados, masas y pastas, legumbres, arroces, verduras y postres. En su desarrollo, la identificación entre las festividades religiosas y las prácticas alimentarias, aunque no exclusiva de la cocina judía, adquiere una dimensión destacable y modeladora de otras cocinas. Preparaciones como el cholent o la adafina, los kneidalej, las filikas, los knishes o las tapadas, así como los innumerables panes y pasteles con que se celebran los momentos señalados del ciclo anual, forman parte del acervo cultural de un pueblo cuya cocina se ha ido adaptando y recreando con extraordinaria versatilidad e ingenio.