Almanzor y Carlomagno. El Camino de Santiago ante el Islam en la época medieval

Detalle de miniatura del Codex Calixtinus [c. 1140, Archivo Catedral Santiago]

Deta­lle de minia­tu­ra del Codex Calix­ti­nus [c. 1140, Archi­vo Cate­dral Santiago]

La pere­gri­na­ción al sepul­cro de San­tia­go estu­vo mar­ca­da por las rela­cio­nes que los rei­nos cris­tia­nos man­tu­vie­ron con al-Anda­lus. El ata­que de Alman­zor a Com­pos­te­la tuvo un enor­me impac­to psi­co­ló­gi­co en el nor­te ibé­ri­co y vin­cu­ló la ruta jaco­bea a la idea de un enfren­ta­mien­to per­ma­nen­te con el islam. A la que­ma de la basí­li­ca del Após­tol por el háyib ami­rí debe­mos pro­ba­ble­men­te la crea­ción de la leyen­da que con­vir­tió a Car­lo­magno en el liber­ta­dor de la tum­ba de San­tia­go en Gali­cia, que­dan­do su icó­ni­ca figu­ra liga­da al Camino. El pro­pio Após­tol fue trans­for­ma­do en gue­rre­ro que inter­ve­nía en las bata­llas, invis­tien­do de su auto­ri­dad al pro­yec­to de expan­sión cris­tia­na y aso­cian­do esas empre­sas béli­cas con el cul­to jacobeo.

El estu­dio del Camino de San­tia­go en la Edad Media se ha rea­li­za­do gene­ral­men­te des­de el aná­li­sis de la espi­ri­tua­li­dad cris­tia­na y sus fuen­tes. Este libro colec­ti­vo que, coor­di­na­do por la pro­fe­so­ra de la UNED Inés Mon­tei­ra Arias reúne doce apor­ta­cio­nes de diver­sos espe­cia­lis­tas, se publi­ca­rá en la colec­ción Estu­dios his­tó­ri­cos La Olme­da, pre­ten­de com­ple­tar la visión del fenó­meno jaco­beo exa­mi­nan­do tan­to el arrai­go de los mitos de la gue­rra sacra­li­za­da con­tra el islam como la exis­ten­cia de con­tac­tos e inter­cam­bios con al-Anda­lus en el Camino. La infor­ma­ción apor­ta­da por las fuen­tes ára­bes resul­ta cru­cial para cono­cer tan­to la expe­di­ción de Alman­zor como la per­cep­ción islá­mi­ca sobre la ritua­li­dad cris­tia­na, ilus­tran­do tam­bién la pro­pia prác­ti­ca pere­gri­na de los anda­lu­síes. Todo ello pone de mani­fies­to que esta ruta con­tri­bu­yó a difun­dir un idea­rio cris­tiano com­par­ti­do en Occi­den­te al tiem­po que ver­te­bra­ba la lle­ga­da y dis­per­sión de influen­cias forá­neas, evi­den­cian­do que, sin al-Anda­lus, el Camino de San­tia­go no habría exis­ti­do tal como lo conocemos.

Com­par­tir
Noticias relaccionadas