Ediciones Trea - Actividades escultóricas en la zona suroccidental de Asturias durante los siglos XVII y XVIII Pelayo Fernández Fernández
Colección:
Formato: 17 x 24 cm.
Páginas: 512
Año: 2022
ISBN: 978-84-18932-69-4

Actividades escultóricas en la zona suroccidental de Asturias durante los siglos XVII y XVIII

30,00

Pre­mio Juan Uría 2021
Acti­vi­da­des escul­tó­ri­cas en la zona suroc­ci­den­tal de Astu­rias duran­te los siglos XVII y XVIII. Los talle­res de Can­gas y de Corias abor­da el estu­dio his­tó­ri­co-artís­ti­co de las mani­fes­ta­cio­nes escul­tó­ri­cas y del reta­blo en la zona suroc­ci­den­tal de Astu­rias en la épo­ca barro­ca, entre 1630 y 1750. La prós­pe­ra eco­no­mía del con­ce­jo duran­te la Edad Moder­na pro­pi­ció el desa­rro­llo de una acti­vi­dad artís­ti­ca con una per­so­na­li­dad pro­pia e inde­pen­dien­te al res­to de Astu­rias con dos impor­tan­tes talle­res: «El Taller de Can­gas del Nar­cea» y el «Taller de Corias».

Par­tien­do de las fuen­tes his­tó­ri­cas y biblio­grá­fi­cas y a tra­vés de un méto­do eru­di­to y rigor meto­do­ló­gi­co pro­pios de un tra­ba­jo cien­tí­fi­co mos­tra­mos al lec­tor una serie de artis­tas cuyas vidas y obras son obje­to de estu­dios mono­grá­fi­cos y cata­lo­ga­ción razo­na­da en el que tie­nen cabi­da los reta­blos, la ima­gi­ne­ría, la car­pin­te­ría monu­men­tal, el mobi­lia­rio de igle­sia y la labra de escu­dos, lo que per­mi­te com­ple­tar el fenó­meno artís­ti­co de mane­ra glo­bal e íntegra.
En este libro se recons­tru­ye la acti­vi­dad de maes­tros cuya bio­gra­fía pro­fe­sio­nal esta­ba pen­dien­te de con­cre­tar, caso del escul­tor galle­go Juan de Cas­tro que ini­ció el Taller de Can­gas del Nar­cea; y sobre todo, la de su alumno y yerno, Pedro Sán­chez de Agre­la que fue uno de los escul­to­res y reta­blis­tas más com­pe­ten­tes del natu­ra­lis­mo barro­co en Astu­rias. La cons­truc­ción de los reta­blos prin­ci­pa­les del monas­te­rio de Corias (1677–1679) fue la géne­sis del Taller de Corias, que supu­so el ini­cio del barro­co deco­ra­ti­vo en toda la comar­ca y que se pro­lon­gó has­ta media­dos del XVIII gra­cias a artis­tas como Manuel de Ron, Anto­nio López de la Mone­da y Juan García.
A media­dos del siglo XVIII, la implan­ta­ción del len­gua­je clá­si­co y aca­dé­mi­co pro­mo­vi­do por la Real Aca­de­mia de Bellas Artes de San Fer­nan­do dio el gol­pe defi­ni­ti­vo a la acti­vi­dad escul­tó­ri­ca local con más de un siglo de existencia.

Com­par­tir