Páginas: 280
Año: 2022
ISBN: 978–84-18932–29‑8

Diccionario crítico-burlesco del que se titula «Diccionario razonado manual para inteligencia de ciertos escritores que por equivocación han nacido en España»

25,00

El Dic­cio­na­rio crí­ti­co-bur­les­co (1811) de Bar­to­lo­mé José Gallar­do (Cam­pa­na­rio 1776-Alcoy 1852) es una obra de sin­gu­lar impor­tan­cia en la cul­tu­ra lite­ra­ria y polí­ti­ca espa­ño­la del pri­mer ter­cio del XIX. Para­dig­ma del rela­to anti­cle­ri­cal del libe­ra­lis­mo, y «esla­bón sin­gu­lar de la tra­di­ción de pen­sa­mien­to lai­co en la Espa­ña con­tem­po­rá­nea», con­ti­núa «la corrien­te crí­ti­ca de la Ilus­tra­ción euro­pea, aun­que con la ori­gi­na­li­dad que reque­ría la situa­ción revo­lu­cio­na­ria». Escri­to sien­do Gallar­do biblio­te­ca­rio de las Cor­tes de Cádiz, el Dic­cio­na­rio cata­pul­ta a su autor al éxi­to y al escán­da­lo como per­so­na­je capri­cho­so e ira­cun­do, un estig­ma que lo per­se­gui­rá a lo lar­go de su injus­ta­men­te denos­ta­da tra­yec­to­ria inte­lec­tual, a caba­llo entre la Ilus­tra­ción y el Roman­ti­cis­mo. La rui­do­sa polé­mi­ca que acom­pa­ñó su publi­ca­ción ha deja­do secue­las nega­ti­vas para el cono­ci­mien­to de la obra, olvi­dán­do­se que su correc­ta valo­ra­ción debía pasar por pre­gun­tar­nos por el sen­ti­do últi­mo de este ensa­yo de Gallar­do y des­en­tra­ñar la inten­sa epi­der­mis lite­ra­ria y de eru­di­ción filo­ló­gi­ca que le sir­ve de sus­ten­to. Una obra de cor­te car­na­va­les­co y paró­di­co, con­tem­po­rá­nea a la plás­ti­ca más suge­ren­te e irre­ve­ren­te de Fran­cis­co de Goya —Capri­chos y Desas­tres— con la que guar­da algu­nas coin­ci­den­cias nada oca­sio­na­les, que tam­bién hun­de sus raí­ces en pro­fun­das con­vic­cio­nes filo­só­fi­cas de ascen­den­cias ilus­tra­das: Bay­le, Caba­nis, Des­tutt de Tracy, la Enci­clo­pe­dia, Vol­tai­re. Todo ello en per­ma­nen­te diá­lo­go con la tra­di­ción penin­su­lar que repre­sen­tan Juan del Enci­na, Cer­van­tes, Gón­go­ra, Lope de Vega, Que­ve­do, Sali­nas, Anto­nio de Solís, Tere­sa de Jesús; tam­bién Cla­vi­jo y Fajar­do, Esta­la, Fei­joo, Nico­lás Fer­nán­dez de Mora­tín, Her­vás, Iriar­te, el padre Isla, Torres Villa­rroel; sin olvi­dar a sus con­tem­po­rá­neos Arria­za y Cap­many. Entre otros, su lega­do se deja­rá sen­tir en el Duen­de satí­ri­co del día de Larra, el Dia­blo Mun­do de Espron­ce­da o en la Espa­ña Negra que cons­tru­ye­ra una par­te de la mejor inte­lec­tua­li­dad finisecular.

Com­par­tir

Reseñas en medios

Reunido - Portal de Revistad de la Universidad de Oviedo