El arquitecto Jacobo Romero (1887–1972). Su estela en Palencia, Valladolid y Madrid: los arquitectos Lorenzo Romero Requejo y Jesús Mateo Pinilla

18,00

Con la cola­bo­ra­ción y foto­gra­fías de Faus­to Gon­zá­lez Martín

La bio­gra­fía y la obra de Jaco­bo Rome­ro se sitúa en la encru­ci­ja­da entre dos gran­des movi­mien­tos artís­ti­cos: el moder­nis­mo y la cris­ta­li­za­ción del movi­mien­to moderno. Se tra­ta de un amplio perio­do de tiem­po mar­ca­do, en la his­to­ria espa­ño­la, por la cri­sis del sis­te­ma polí­ti­co de la Res­tau­ra­ción, que des­em­bo­có en la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Rive­ra, la Segun­da Repú­bli­ca, la gue­rra civil y el régi­men fran­quis­ta. Su acti­vi­dad pro­fe­sio­nal se ini­ció en Palen­cia como arqui­tec­to muni­ci­pal, ciu­dad que vivió su pro­pia belle épo­que duran­te los feli­ces años vein­te. Su arqui­tec­tu­ra, de mar­ca­do carác­ter regio­na­lis­ta, abier­ta a los vien­tos del art déco, en cier­to modo se enfren­tó y suce­dió a la de Jeró­ni­mo Arro­yo, con sus des­lum­bran­tes edi­fi­ca­cio­nes imbui­das del más puro moder­nis­mo cata­lán. Duran­te los terri­bles años trein­ta tras­la­dó su estu­dio a Valla­do­lid, al ser­vi­cio de su Dipu­tación Pro­vin­cial como arqui­tec­to. A esta eta­pa corres­pon­de su arqui­tec­tu­ra sin esti­los, den­tro de la corrien­te racio­na­lis­ta. En este perio­do, Jaco­bo Rome­ro lle­vó a cabo varios edi­fi­cios, que hacían esqui­na en la ciu­dad cas­te­lla­na con sus for­mas de proa naval, ima­gen maqui­nis­ta y pie­les des­or­na­men­ta­das. Aca­ba­da la gue­rra civil, con un elen­co de arqui­tec­tos espa­ño­les con­cur­só en la con­vo­ca­to­ria para levan­tar la San­ta Cruz del Valle de los Caí­dos. Sus actua­cio­nes en el barrio de La Luz en Avi­lés o el de la Con­cep­ción en Madrid mar­can una nue­va eta­pa carac­te­ri­za­da por la cons­truc­ción en serie, la ocu­pa­ción masi­va del sue­lo y la defi­ni­ti­va adop­ción del len­gua­je del movi­mien­to moderno has­ta su muer­te en 1972.

La este­la de Jaco­bo Rome­ro va a ser segui­da por algu­nos miem­bros de la saga fami­liar, que tie­ne su refe­ren­te herál­di­co en Pedro Rome­ro (m. 1895), alcal­de de Palen­cia. Loren­zo Rome­ro Reque­jo (m. 1986), hijo del pri­me­ro, desa­rro­lló su tra­yec­to­ria como arqui­tec­to prin­ci­pal­men­te en Madrid, den­tro de un esti­lo rigu­ro­sa­men­te moderno, con algu­nos gui­ños en sus pri­me­ros tra­ba­jos a la obra de su padre. En cuan­to a Jesús Mateo Pini­lla, bis­nie­to del alcal­de de Palen­cia Pedro Rome­ro, defien­de un urba­nis­mo eco­ló­gi­co y una arqui­tec­tu­ra pos­mo­der­na de alto con­te­ni­do sim­bó­li­co liga­do en par­te a la maso­ne­ría, en la que la tec­no­lo­gía no está reñi­da con una fuer­te car­ga huma­nís­ti­ca. Todo ello para con­tri­buir a la dig­ni­fi­ca­ción de la per­so­na, la razón de ser de su profesión.

Com­par­tir