Colección:
Formato: 12 x 20 cm.
Páginas: 516
Año: 2012
ISBN: 978-84-9704-573-5

El cuerpo abierto. Representaciones extremas de la mujer en el arte contemporáneo

Consultar disponibilidad

    El responsable del tratamiento de los datos personales facilitados en el formulario es Ediciones Ediciones Trea S.L (Trea), quien los tratará con la finalidad de atender su solicitud. Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional sobre privacidad.

    Las muje­res artis­tas de las que se tra­ta en estas pági­nas son el suje­to de cono­ci­mien­to y el cimien­to mis­mo de la repre­sen­ta­ción, sien­do el cuer­po de cada una de ellas un espa­cio físi­co y un sopor­te real sobre el que repre­sen­tar y denun­ciar las expe­rien­cias de su vida, lejos de la mira­da falo­cén­tri­ca, por­que sus obras son res­pues­tas ade­cua­das al esta­do per­ma­nen­te de vio­len­cia y des­pre­cio en con­tra de las muje­res. Sub­ver­tir la mira­da mas­cu­li­na sus­ten­ta­da en la fala­cia bíbli­ca de que las muje­res fue­ron crea­das para el pla­cer de los hom­bres será el prin­ci­pal obje­ti­vo de las obras de estas muje­res artis­tas, uti­li­zan­do su cuer­po sin limi­ta­cio­nes, por­que las limi­ta­cio­nes úni­ca­men­te han sido esta­ble­ci­das por el patriarcado.

    Los hallaz­gos reco­pi­la­dos en esta inquie­tan­te tra­ve­sía se pre­sen­tan en unas imá­ge­nes extre­mas que tie­nen la capa­ci­dad de herir, de sus­ci­tar y de hur­gar en nues­tros tabúes con la inten­ción de des­mon­tar los mitos patriar­ca­les. Por tan­to, esta obra pre­ten­de con­for­mar otra his­to­ria del arte gra­cias al femi­nis­mo, en la que el cuer­po feme­nino no ha sido mode­la­do ni cons­trui­do des­de el pun­to de vis­ta patriar­cal, sino que todas las muje­res artis­tas aquí pre­sen­tes han sido capa­ces de crear unas repre­sen­ta­cio­nes en las que el géne­ro no se ha vis­to supri­mi­do ni des­ma­te­ria­li­za­do, sino rei­vin­di­ca­do y nega­do, al mis­mo tiem­po que cues­tio­na­do, decons­trui­do y recons­trui­do. Todo ello es una irre­ve­ren­cia, y eso sig­ni­fi­ca combatividad.

    Com­par­tir