Páginas: 256
Año: 2016
ISBN: 978–84-9704–911‑5

El gótico alemán en España y la dinastía de los Colonia. La cristalización de las torres caladas: Friburgo, Burgos y Oviedo

20,00

Con la cola­bo­ra­ción y foto­gra­fías de Faus­to Gon­zá­lez Martín

La natu­ra­le­za de la arqui­tec­tu­ra oji­val pro­pia del Impe­rio ger­má­ni­co, las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas de su tras­plan­te a tie­rras his­pá­ni­cas, la pre­sen­ta­ción de sus pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les, como el obis­po Alon­so de Car­ta­ge­na y los maes­tros Juan de Colo­nia y su hijo Simón, el pro­ble­ma de su ori­gen en las can­te­rías cate­dra­li­cias del alto Rin, el aná­li­sis del deta­lle del regis­tro ale­mán de la seo bur­ga­le­sa, su radio de acción y reper­cu­sio­nes futu­ras son algu­nos de los esla­bo­nes del apa­sio­nan­te reco­rri­do por un arco geo­grá­fi­co que enla­za Fri­bur­go, Bur­gos y Oviedo.
El regis­tro ger­má­ni­co de la cate­dral de Bur­gos com­ple­tó de mane­ra admi­ra­ble el estra­to que, den­tro del esti­lo rayon­nant, lle­vó a cabo el maes­tro Enri­que, pro­ce­den­te de la cor­te pari­si­na de Blan­ca de Cas­ti­lla y Luis IX de Fran­cia. En efec­to, sus fle­chas cala­das, pio­ne­ras en Euro­pa den­tro de su tipo­lo­gía jun­to a las de Fri­bur­go y la Georgs­turm de Basi­lea, poten­cian lo que es uno de los exte­rio­res más bellos del mun­do por su arqui­tec­tu­ra hecha solo de luz, paten­te en sus tri­bu­nas radian­tes, ante­pe­chos trans­pa­ren­tes y llu­via de cro­chets. Su radio de acción, carac­te­ri­za­do por sus arca­das car­pa­nel tras­do­sa­das de arcos cono­pia­les, jue­gos de cai­re­les, espa­cios níti­dos, deco­ra­ción mar­gi­nal, bóve­das trans­lú­ci­das y asom­bro­sas fili­gra­nas, se exten­dió a los focos artís­ti­cos de Bur­gos en el Cole­gio de San Gre­go­rio, la car­tu­ja de Mira­flo­res y el monas­te­rio de Oña, y al de Tole­do en la Capi­lla Real de San Juan de los Reyes y la mis­ma Dives Tole­ta­na en sus momen­tos fla­mí­ge­ros. Sus hue­llas son tam­bién visi­bles en las torres, la nona­ta de la cate­dral de Astor­ga, del Reloj en la de León y de la Per­do­nan­za en Oviedo.
El pre­sen­te tra­ba­jo com­ple­ta una tri­lo­gía sobre el esti­lo oji­val cuyo iti­ne­ra­rio de inves­ti­ga­ción se ini­ció con El secre­to del góti­co radian­te: la figu­ra­ción de la Civi­tas Dei en la eta­pa ‘rayon­nant’: Bur­gos, León y Saint-Denis, don­de se ana­li­za la rela­ción del volu­men bur­ga­lés con el esti­lo san Luis, para seguir con la Cate­dral de Tole­do: la Dives Tole­da­na y la bata­lla de las cate­dra­les gigan­tes en el góti­co clá­si­co, don­de vuel­ve a jugar un impor­tan­te papel la cate­dral de Bur­gos. Fal­ta­ba por rea­li­zar el estu­dio de su regis­tro ger­má­ni­co, debi­do a la dinas­tía de los Colonia.

Com­par­tir