Ediciones Trea - 978-84-9704-559-9 - Jean Louis Flandrin - Massimo Montanari
Colección:
Formato: 17 x 24 cm.
Páginas: 1104
Año: 2016
ISBN: 978–84-9704–559‑9

Historia de la alimentación

Consultar disponibilidad

    El responsable del tratamiento de los datos personales facilitados en el formulario es Ediciones Ediciones Trea S.L (Trea), quien los tratará con la finalidad de atender su solicitud. Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional sobre privacidad.

    ¿Cuán­do se empe­za­ron a cocer los ali­men­tos? ¿A par­tir de cuán­do se pue­de hablar de coci­na? ¿En qué épo­ca sur­gie­ron los fes­ti­nes? ¿Y el hábi­to de las comi­das regu­la­res? ¿Y nues­tra mane­ra de comer, sen­ta­dos en sillas en torno a una mesa alta, cada uno en su pla­to, cor­tan­do la car­ne con cuchi­llo y tene­dor indi­vi­dua­les? ¿Por qué de una socie­dad a otra, y de una épo­ca a la siguien­te, es tan dife­ren­te la elec­ción de los ali­men­tos, su valor gas­tro­nó­mi­co, su pre­pa­ra­ción y la mane­ra de comerlos?

    La ali­men­ta­ción no sólo remi­te a la satis­fac­ción de una nece­si­dad fisio­ló­gi­ca idén­ti­ca en todos los seres huma­nos, sino tam­bién a la diver­si­dad de cul­tu­ras y a todo lo que con­tri­bu­ye a mode­lar la iden­ti­dad de cada pue­blo; depen­de de las téc­ni­cas de pro­duc­ción agrí­co­la, de las estruc­tu­ras socia­les, de las repre­sen­ta­cio­nes die­té­ti­cas y reli­gio­sas y con­si­guien­tes pre­cep­tos, de la visión del mun­do y de un con­jun­to de tra­di­cio­nes len­ta­men­te ela­bo­ra­das a lo lar­go de los siglos. Las rela­cio­nes entre esos aspec­tos de la cul­tu­ra y las mane­ras de ali­men­tar­se han exis­ti­do siem­pre, des­de la con­quis­ta del fue­go has­ta el des­em­bar­co de McDo­nalds en Europa.

    Esta es la lar­ga his­to­ria que este libro nos invi­ta a des­cu­brir. A lo lar­go de sus 1.000 pági­nas encon­tra­re­mos el ali­men­to de cada día, la fun­ción del pan, del vino y de las espe­cias, el arte culi­na­rio y tam­bién las ham­bru­nas que aso­la­ban perió­di­ca­men­te la anti­gua Euro­pa o las trans­for­ma­cio­nes del con­su­mo ali­men­ta­rio des­de hace dos siglos. Des­cu­bri­re­mos que nues­tros ante­pa­sa­dos ya tenían libros de coci­na y que los ofi­cios de la ali­men­ta­ción eran aún más nume­ro­sos que hoy en día; tam­bién des­cu­bri­re­mos que la tra­di­ción occi­den­tal se ali­men­tó en mayor o menor medi­da de cul­tu­ras veci­nas: la de Meso­po­ta­mia y el anti­guo Egip­to, la grie­ga y la roma­na, la bizan­ti­na, la judía y la ára­be y, final­men­te, la americana.

     

    Com­par­tir