Páginas: 272
Año: 2010
ISBN: 978–84-9704–528‑5

La búsqueda del Leviatán europeo. La construcción de la unión de Europa en los proyectos de paz perpetua

25,00

En tiem­pos en los que la ten­ta­ción de la exclu­sión vuel­ve a estar pre­sen­te, este libro pre­sen­ta las obras de diver­sos eru­di­tos, filó­so­fos, polí­ti­cos o juris­tas, todos ellos visio­na­rios que, des­de hace casi cua­tro siglos, tuvie­ron la con­vic­ción de que la unión hace la fuer­za o, mejor dicho, la paz. Por ello pro­pu­sie­ron a los gober­nan­tes de los Esta­dos —prin­ci­pal­men­te euro­peos— diver­sos pla­nes o pro­yec­tos de paz per­pe­tua, en los que se enfren­ta­ron a los dile­mas pro­pios de su tiem­po, dile­mas que, con cier­ta sor­pre­sa, des­cu­bri­mos con­tem­po­rá­neos. La deli­mi­ta­ción geo­grá­fi­ca de Euro­pa es varia­ble a lo lar­go de los pro­yec­tos, del mis­mo modo que, en pleno siglo xxi, aún no hemos solu­cio­na­do el pro­ble­ma de los con­fi­nes de Euro­pa en el mar­co de la Unión Euro­pea. Asi­mis­mo, la pri­me­ra olea­da de pro­yec­tos es deu­do­ra de las gue­rras de reli­gión que aso­la­ron Euro­pa, y los con­flic­tos reli­gio­sos cons­ti­tu­yen, en la actual socie­dad glo­ba­li­za­da, un nue­vo ban­co de prue­bas para la liber­tad reli­gio­sa rei­vin­di­ca­da en muchos de estos pro­yec­tos de paz. El ansia de poder de los Esta­dos en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, ori­gen de muchos de estos escri­tos, si bien no ha pro­vo­ca­do gue­rras inter­es­ta­ta­les en sue­lo euro­peo des­de hace más de medio siglo, sí que ha pro­vo­ca­do divi­sión en la débil e inci­pien­te polí­ti­ca exte­rior de la Unión. En últi­mo tér­mino, más allá de las con­cre­tas estruc­tu­ras jurí­di­co-cons­ti­tu­cio­na­les pro­pues­tas, que van des­de el esta­ble­ci­mien­to de un tri­bu­nal de jus­ti­cia euro­peo has­ta la crea­ción del «Levia­tán euro­peo», esto es, de unos ver­da­de­ros Esta­dos Uni­dos de Euro­pa, estas obras nos hablan de un «peca­do ori­gi­nal» del ser humano: el del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, es decir, el deseo de con­tro­lar el poder y poner lími­tes a su ejer­ci­cio, sor­tean­do los ries­gos de un poder legi­bus solutus.

Com­par­tir