Ediciones Trea - 978-84-9704-557-5 - La religiosidad medieval en España Baja Edad Media - Francisco Javier Fernandez Conde
Formato: 15 x 21 cm.
Páginas: 448
Año: 2011
ISBN: 978-84-9704-557-5

La religiosidad medieval en España. Baja Edad Media (siglos XIV-XV)

33,00

Con este volu­men cul­mi­na la tri­lo­gía sobre la reli­gio­si­dad en Espa­ña duran­te la Edad Media. En el pri­me­ro se afron­ta­ba el aná­li­sis de este fenó­meno social en los pri­me­ros siglos medie­va­les (siglos VII‑X), para dedi­car el segun­do al estu­dio de los siglos cen­tra­les del Medioe­vo (XI-XIII). Con este ter­ce­ro se exa­mi­na la pro­ble­má­ti­ca de las pos­tre­ras cen­tu­rias (XIV-XV) del amplí­si­mo perio­do medie­val. Se tie­nen en cuen­ta tam­bién aquí el mode­lo y los prin­ci­pios teó­ri­cos que deter­mi­na­ron los tra­ba­jos ante­rio­res: el sig­ni­fi­ca­do de la reli­gio­si­dad como reali­dad deter­mi­na­da por las inter­re­la­cio­nes estruc­tu­ra­les del feu­da­lis­mo, en cuyo modo de pro­duc­ción se ins­cri­be toda la épo­ca, sin olvi­dar la diná­mi­ca deter­mi­nan­te de la pro­pia reli­gio­si­dad a lo lar­go de esos dos­cien­tos años fina­les del uni­ver­so medie­val ni las rela­cio­nes recí­pro­cas de las tres reli­gio­nes del Libro, jus­to en un perio­do en el que la influen­cia del cris­tia­nis­mo, ins­ta­la­do en el poder de mane­ra defi­ni­ti­va, fue deci­si­va para la suer­te, nega­ti­va, y desas­tro­sa a la lar­ga, de los segui­do­res de la Toráh y del Corán.

A lo lar­go de esta obra no se pier­de nun­ca de vis­ta la tan traí­da y lle­va «gran depre­sión» que afec­tó a todas las estruc­tu­ras del sis­te­ma feu­dal duran­te el siglo XIV sobre todo. Pero con­si­de­ra­mos esa diná­mi­ca, en prin­ci­pio nega­ti­va, no como una cri­sis agó­ni­ca y final del sis­te­ma, sino, y sobre todo, como una pro­fun­da trans­for­ma­ción del mis­mo, que posi­bi­li­ta­rá su con­so­li­da­ción al tras­pa­sar los umbra­les de lo que deno­mi­na­mos moder­ni­dad. La vida y las expe­rien­cias reli­gio­sas estu­vie­ron tam­bién some­ti­das a la mis­ma diná­mi­ca, lle­na de con­tra­dic­cio­nes, de «deca­den­cia» y de «trans­for­ma­cio­nes». La Igle­sia rica y pode­ro­sa de la eta­pa más bri­llan­te de la Recon­quis­ta, has­ta el siglo XIII inclu­si­ve, tuvo que expe­ri­men­tar las pro­fun­da­das con­vul­sio­nes de dicha cri­sis, para salir, asi­mis­mo, airo­sa y refor­za­da: con nue­vos y más pode­ro­sos jerar­cas, capa­ces de desem­pe­ñar fun­cio­nes de enor­me impor­tan­cia en los siglos siguien­tes, pero más huma­ni­za­da y evan­gé­li­ca, al socai­re de la lla­ma­da Devo­tio moder­na, pre­sen­te ya en algu­na de las corrien­tes huma­nis­tas, y que ten­drá su con­ti­nui­dad en la épo­ca de la Reforma.

Com­par­tir