Colección:
Formato: 14 x 21.5 cm.
Páginas: 136
Año: 2019
ISBN: 978-84-17987-37-4

La revuelta educativa neocon

15,00

Corren vien­tos de cam­bio en el mun­do y tam­bién en la escue­la; vien­tos que comen­za­ron a soplar en los años ochen­ta, cuan­do Mar­ga­ret That­cher y Ronald Reagan lan­za­ron lo que no ha de haber nin­gún empa­cho en cali­fi­car de revo­lu­ción. Una revo­lu­ción neo­li­be­ral y con­ser­va­do­ra, ren­di­do­ra de cul­to al dios del mer­ca­do y a la jiba­ri­za­ción y, a la pos­tre, des­apa­ri­ción del Esta­do del bien­es­tar que, déca­das des­pués de su esta­lli­do, sigue ganan­do bata­llas en todo el mun­do y en todas par­tes. Todo lo recon­fi­gu­ra este ven­da­val neo­con a su ima­gen y seme­jan­za e inclu­so al suje­to, con­ver­ti­do en empre­sa­rio de sí; y par­te fun­da­men­tal de su estra­te­gia ha sido infil­trar­se tam­bién en la edu­ca­ción a fin de per­pe­trar su inge­nie­ría social a tra­vés de ella.
Sobre ello ver­sa este libro escri­to des­de una jui­cio­sa indig­na­ción y que nos habla de libros de tex­to para peque­ños empren­de­do­res, de pre­pú­be­res ense­ña­dos a espe­cu­lar con figu­ri­tas de plas­ti­li­na, de una cul­tu­ra del esfuer­zo que es el nom­bre soco­rri­do para el regre­so de méto­dos auto­ri­ta­rios y la ins­tau­ra­ción de un nue­vo dar­wi­nis­mo social, de la pri­va­ti­za­ción del fra­ca­so y la indi­vi­dua­li­za­ción de la cul­pa, de una edu­ca­ción para la auto­ex­plo­ta­ción y la ube­ri­za­ción, y tam­bién de los inten­tos con­ser­va­do­res de abrir las puer­tas de los cole­gios a los mili­ta­res y los obis­pos. Nos ter­mi­na­rá dicien­do el autor que «no pode­mos seguir sien­do indi­fe­ren­tes ni obe­dien­tes ante esta revuel­ta edu­ca­ti­va que pro­mue­ve un mode­lo social y edu­ca­ti­vo basa­do en la cruel­dad, en la inso­li­da­ri­dad y el egoís­mo, en el saqueo del bien común, en la into­le­ran­cia y el racis­mo» y que «nos juga­mos el futu­ro de nues­tros hijos e hijas, y el de la socie­dad en su con­jun­to. Edu­ca­ción o bar­ba­rie: no hay neu­tra­li­dad posible».

 

Com­par­tir