Las ciudades españolas en el siglo XIX

Biblioteca de acceso abierto.
Para poder visualizar el contenido necesita estar registrado en la web.

A media­dos del siglo XIX, bajo los efec­tos direc­tos e indi­rec­tos de la revo­lu­ción indus­trial y de la extin­ción for­mal del Anti­guo Régi­men, las ciu­da­des espa­ño­las comien­zan a entrar en la con­tem­po­ra­nei­dad. Las nue­vas nece­si­da­des admi­nis­tra­ti­vas del Esta­do, las trans­for­ma­cio­nes impues­tas por el nue­vo mar­co eco­nó­mi­co (ins­ta­la­cio­nes fabri­les, puer­tos y mer­ca­dos), la moder­ni­za­ción de la red via­ria (la pavi­men­ta­ción, el alum­bra­do) y la modi­fi­ca­ción de la mor­fo­lo­gía urba­na (la des­apa­ri­ción de las mura­llas car­lis­tas, el uso de los espa­cios des­amor­ti­za­dos de la Igle­sia, nue­vos mode­los de inmue­bles…) son el con­tex­to en el que Pas­cual Madoz redac­ta su monu­men­tal Dic­cio­na­rio geo­grá­fi­co de Espa­ña (1845–1850), cuyas casi 12.000 pági­nas pro­por­cio­nan una infor­ma­ción de enor­me valor para cono­cer la situa­ción de las ciu­da­des espa­ño­las en este momen­to deci­si­vo de su historia.

Toman­do como base el Dic­cio­na­rio de Madoz, el pro­fe­sor Fran­cis­co Qui­rós tra­za un aná­li­sis deta­lla­do de este mar­co his­tó­ri­co-eco­nó­mi­co y de las trans­for­ma­cio­nes que en las ciu­da­des espa­ño­las se pro­du­je­ron en la segun­da mitad del siglo XIX, apo­yán­do­se, ade­más, en el extra­or­di­na­rio mate­rial grá­fi­co pro­ve­nien­te del Atlas de Espa­ña y sus pose­sio­nes de Ultra­mar, de Fran­cis­co Coello (publi­ca­do ori­gi­nal­men­te como ane­xo al Dic­cio­na­rio), que se com­ple­men­ta con las vis­tas de ciu­da­des espa­ño­las de Alfred Guesson.

Ade­más de la repro­duc­ción impre­sa de bue­na par­te de estos mate­ria­les grá­fi­cos, la pre­sen­te obra incor­po­ra, en un DVD adjun­to, la tota­li­dad de los pla­nos rea­li­za­dos por Coello (más de tres­cien­tas imá­ge­nes de todas las pro­vin­cias de Espa­ña, jun­to con Cuba, Puer­to Rico, Fili­pi­nas, la isla de Guam y las pose­sio­nes africanas).

Com­par­tir