Lidiando con sombras. Antología de Benito Jerónimo Feijoo

24,00

Una anto­lo­gía de Fei­joo siem­pre es nece­sa­ria, por­que es impro­ba­ble que los lec­to­res (lec­to­res, no estu­dio­sos) afron­ten por sí mis­mos la lec­tu­ra de los tres cen­te­na­res de ensa­yos que suman los nue­ve tomos del Tea­tro crí­ti­co uni­ver­sal y los cin­co de las Car­tas eru­di­tas y curio­sas. Aun­que parez­ca extra­ño, la figu­ra de refe­ren­cia de la pri­me­ra Ilus­tra­ción espa­ño­la, que fue ade­más el best seller del siglo XVIIII, con tira­das de 3.000 ejem­pla­res y has­ta 300.000 en cir­cu­la­ción, no cuen­ta hoy con una anto­lo­gía dis­po­ni­ble que tome como base todos sus escri­tos, ni siquie­ra todos sus ensayos.

El 250 ani­ver­sa­rio de la muer­te de Fei­joo, que se cum­ple este año 2014, es bue­na razón para la anto­lo­gía de una obra gene­ra­da ínte­gra­men­te des­de Astu­rias que, vis­ta en su con­jun­to, supo­ne el prin­ci­pal lega­do de la pri­me­ra Ilus­tra­ción espa­ño­la. «La mayor par­te de mi vida he esta­do lidian­do con estas som­bras; por­que muy tem­prano empe­cé a cono­cer que lo eran», dirá él mis­mo para defi­nir su tarea crí­ti­ca y la bata­lla cul­tu­ral que empren­día. Una tarea de des­en­ga­ño de erro­res comu­nes diri­gi­da por pri­me­ra vez a un amplio públi­co no espe­cia­li­za­do que podía libe­rar­se de los pre­jui­cios, fue­ran cos­tum­bres san­cio­na­das por la tra­di­ción, creen­cias liga­das a una con­cep­ción mági­co-reli­gio­sa del mun­do, cono­ci­mien­tos refren­da­dos por los vie­jos sis­te­mas filo­só­fi­cos de cor­te aris­to­té­li­co o mila­gre­rías alen­ta­das des­de el ámbi­to ecle­siás­ti­co. De este pen­sa­mien­to pue­de decir­se lo que Tzve­tan Todo­rov, pre­mio Prín­ci­pe de Astu­rias, decía de la Ilus­tra­ción: «La Ilus­tra­ción for­ma par­te del pasa­do (ya hemos teni­do un siglo ilus­tra­do), pero no pue­de pasar, por­que lo que ha aca­ba­do desig­nan­do ya no es una doc­tri­na his­tó­ri­ca­men­te situa­da, sino una acti­tud ante el mundo».

Com­par­tir