Páginas: 224
Año: 2012
ISBN: 978–84-9704–660‑2

Los constituyentes asturianos en las Cortes de Cádiz. Antología de discursos

9,00

Las Cor­tes de Cádiz mar­ca­ron un hito deci­si­vo en la his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal espa­ño­la. Con ellas, nues­tro país abrió las puer­tas al Esta­do repre­sen­ta­ti­vo moderno, liqui­dan­do bue­na par­te de las ins­ti­tu­cio­nes del Anti­guo Régi­men. La fre­né­ti­ca acti­vi­dad de aquel Par­la­men­to, des­en­vuel­ta entre 1810 y 1813, cris­ta­li­zó en más de tres­cien­tos decre­tos y, sobre todo, en la Cons­ti­tu­ción de 1812, un tex­to que mar­ca­ría las pau­tas del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo espa­ñol, y que se con­ver­ti­ría en la ley fun­da­men­tal espa­ño­la de mayor pro­yec­ción internacional.

Pero la labor de las Cor­tes gadi­ta­nas no pue­de expli­car­se sin los dipu­tados astu­ria­nos que par­ti­ci­pa­ron en sus sesio­nes. Des­de las posi­cio­nes más libe­ra­les de Toreno y Agus­tín Argüe­lles has­ta el pen­sa­mien­to con­ser­va­dor de Alon­so Cañe­do y Pedro Inguan­zo, los repre­sen­tan­tes de Astu­rias abar­ca­ron todo el espec­tro polí­ti­co de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y toma­ron par­te en sus más impor­tan­tes deba­tes, dejan­do en todos ellos una hue­lla inde­le­ble. Las ideas plas­ma­das en la Cons­ti­tu­ción de Cádiz sobre la sobe­ra­nía, la divi­sión de pode­res, los dere­chos indi­vi­dua­les, la reli­gión, el tra­ta­mien­to de las colo­nias o la liber­tad de impren­ta, entre otras muchas, son tri­bu­ta­rias de las apor­ta­cio­nes de aque­llos dipu­tados que, pro­ce­den­tes del otro extre­mo de la Penín­su­la, bus­ca­ban la mejor for­ma de orga­ni­zar España.

Este libro pre­ten­de ser un mere­ci­do home­na­je a nues­tros pri­me­ros cons­ti­tu­yen­tes, reco­gien­do una cui­da­da selec­ción de sus dis­cur­sos más señe­ros, orga­ni­za­dos de for­ma temá­ti­ca, debi­da­men­te con­tex­tua­li­za­dos y acom­pa­ña­dos de rese­ñas bio­grá­fi­cas de sus auto­res. Las refle­xio­nes de los dipu­tados astu­ria­nos que aho­ra se recu­pe­ran encan­di­la­ron al públi­co que aba­rro­ta­ba las gale­rías del edi­fi­cio de las Cor­tes y, dos­cien­tos años des­pués, siguen repre­sen­tan­do un mode­lo de ora­to­ria, de altu­ra de miras y de luci­dez política.

Com­par­tir