Ediciones Trea - 978-84-9704-379-3 - Los museos de arte contemporaneo - Jesus Pedro Lorente
Formato: 16 x 22 cm.
Páginas: 360
Año: 2008
ISBN: 978–84-9704–379‑3

Los museos de arte contemporáneo

Noción y desarrollo histórico

35,00

Se estu­dian en esta obra las cam­bian­tes defi­ni­cio­nes a las que, a lo lar­go de sus casi dos siglos de exis­ten­cia, se han ajus­ta­do, con mayor o menor con­for­mi­dad, los museos espe­cia­li­za­dos en el arte más recien­te, para cuya deno­mi­na­ción se han emplea­do muchas alter­na­ti­vas: museo de arte moderno, museo de arte con­tem­po­rá­neo, pero tam­bién de artis­tas vivos, de arte actual…, expre­sio­nes cuyo sen­ti­do ha ido varian­do en fun­ción de los para­dig­mas museís­ti­cos de cada épo­ca: el pari­sino Musée des Artis­tes Vivants fue el mode­lo y con­tra­mo­de­lo más influ­yen­te en el siglo XIX y prin­ci­pios del XX, un papel en el que sería suce­di­do por el MoMA de Nue­va York. En Espa­ña y en casi todo el mun­do esta­mos vivien­do una eclo­sión de museos de arte moderno o con­tem­po­rá­neo, unas nue­vas tipo­lo­gías que gene­ran un cre­cien­te inte­rés por par­te de los museó­lo­gos, de la mis­ma mane­ra que hace unas déca­das los eco­mu­seos fue­ron el caba­llo de bata­lla favo­ri­to de los ada­li­des de la nou­ve­lle muséo­lo­gie, que reno­va­ron des­de posi­cio­na­mien­tos pro­gre­sis­tas y socia­les esta joven dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca. Quie­nes hoy se iden­ti­fi­can con la lla­ma­da cri­ti­cal museo­logy com­par­ten esas mis­mas inquie­tu­des socia­les, pero son más des­creí­dos en cuan­to a la idea de pro­gre­so, inclu­si­ve en el cam­po artís­ti­co, tan­to si su encar­na­ción museís­ti­ca es el MoMA como otro con­tra­mo­de­lo posterior.

Más que una triun­fal his­to­ria lineal de los museos de van­guar­dia, el hilo dis­cur­si­vo de este libro se estruc­tu­ra en ocho capí­tu­los que mar­can los pun­tos de infle­xión his­tó­ri­ca, de rup­tu­ra, sin renun­ciar a des­cri­bir pro­yec­tos museís­ti­cos que no lle­ga­ron a tér­mino o que alcan­za­ron esca­sa per­vi­ven­cia. Por últi­mo, a fal­ta de pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca para inte­grar mejor en la tra­ma gene­ral del ensa­yo los nue­vos museos y los nue­vos inte­rro­gan­tes sur­gi­dos en el últi­mo cuar­to de siglo, se les dedi­ca un epí­lo­go don­de se ha selec­cio­na­do un amplio mues­tra­rio des­de el pun­to de vis­ta del papel de los museos en los pro­ce­sos de revi­ta­li­za­ción urbana.

Com­par­tir