Más que palabras. La izquierda, los discursos y los relatos

15,00

¿Por qué está fun­cio­nan­do bien la pro­pa­gan­da neo­li­be­ral y últi­ma­men­te la de la extre­ma dere­cha y por qué la izquier­da, tenien­do ideas e inclu­so idea­les, care­ce de dis­cur­so? Tal es la pre­gun­ta que aspi­ra a res­pon­der este peque­ño ensa­yo que se ocu­pa de los meca­nis­mos dis­cur­si­vos por los que la gen­te inte­rio­ri­za ideo­lo­gías y dis­cur­sos y lle­ga a asu­mir como reali­da­des inevi­ta­bles polí­ti­cas que les per­ju­di­can. Apo­yán­do­se en gran­des teó­ri­cos de la comu­ni­ca­ción como Cas­tells o Lakoff, y escri­bien­do con didac­tis­mo pro­fe­so­ral y habi­li­do­sas metá­fo­ras e imá­ge­nes y des­de posi­cio­nes pro­gre­sis­tas, Del Teso ilus­tra al lec­tor sobre cómo los labo­ra­to­rios del con­sen­ti­mien­to neo­li­be­ral bas­tar­dean pala­bras como liber­tad, com­pe­ti­ti­vi­dad, res­pon­sa­bi­li­dad, equi­li­brio, estí­mu­lo, sos­te­ni­bi­li­dad, sim­pli­fi­ca­ción, des­cen­tra­li­za­ción fle­xi­bi­li­dad para vol­ver­las en con­tra de la mayo­ría social. Escri­be tam­bién Del Teso que «la izquier­da tie­ne una evi­den­te lagu­na. No está ela­bo­ran­do el mol­de expre­si­vo que tren­ce sus ideas con la fibra ínti­ma de la socie­dad, sus mie­dos y espe­ran­zas». Pero no deja coja esa cons­ta­ta­ción amar­ga, sino que la acom­pa­ña de enjun­dio­sas pro­pues­tas de recon­duc­ción de esas fla­que­zas que par­ten de una doble cons­ta­ta­ción nece­sa­ria: la pro­pa­gan­da debe con­tra­rres­tar­se con pro­pa­gan­da; la razón es polí­ti­ca­men­te inefi­caz si no se vis­te con los ropa­jes de la emoción.

Com­par­tir