Ediciones Trea-978-84-18105-24-1-Tristeza infinita-José Luis Belío
Colección:
Formato: 14 x 21.5 cm.
Páginas: 194
Año: 2021

Tristeza infinita

El insoportable escenario del trato animal

18,00

En su ensa­yo El error de Des­car­tes, Anto­nio Dama­sio expli­ca (2006) cómo las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos son un com­po­nen­te inte­gral de la maqui­na­ria de la razón. Expli­ca tam­bién el con­cep­to de «sen­ti­mien­tos de fon­do», aque­llos sen­ti­mien­tos que se ori­gi­nan en esta­dos cor­po­ra­les «de fon­do» y no en esta­dos emo­cio­na­les. El sen­ti­mien­to de fon­do es la ima­gen que se crea en nues­tro cere­bro del pai­sa­je de nues­tro cuer­po cuan­do no está estre­me­ci­do por una emo­ción inme­dia­ta; podría asi­mi­lar­se al con­cep­to de «esta­do de áni­mo» o de «talan­te» —bueno, malo o indiferente—.
El plan­tea­mien­to del pre­sen­te ensa­yo ha esta­do obse­si­va­men­te pre­si­di­do por esta pre­gun­ta: ¿cuál es para el ani­mal uti­li­za­do por el hom­bre, el ani­mal pri­sio­ne­ro des­de su naci­mien­to en con­di­cio­nes anti­na­tu­ra­les, el sen­ti­mien­to de fon­do —el esta­do de áni­mo, el talan­te— que expe­ri­men­ta al estar con­de­na­do inex­pli­ca­ble e irre­mi­si­ble­men­te a una frus­tra­ción pro­fun­da aje­na a su natu­ra­le­za, des­de su naci­mien­to has­ta su muer­te? Tris­te­za infi­ni­ta es la mejor res­pues­ta que el autor ha sabi­do encon­trar a esta pregunta.
Sin embar­go, si resul­ta obvio que la rela­ción del hom­bre con el res­to de los ani­ma­les debe des­te­rrar prác­ti­cas dañi­nas, la refle­xión sobre el mun­do ani­mal nos per­mi­te lle­gar más lejos: nos lle­va a la refle­xión sobre la salud del ser humano y sobre el sos­te­ni­mien­to del pla­ne­ta. El movi­mien­to ani­ma­lis­ta lo resu­me con sen­ci­llez: «Dejar de tener una die­ta basa­da en el con­su­mo cár­ni­co es bueno para nues­tra salud y es bueno para nues­tro pla­ne­ta». Toda­vía más lejos pue­de lle­gar la refle­xión sobre el mun­do ani­mal: a vis­lum­brar unas nue­vas rela­cio­nes eco­nó­mi­cas glo­ba­les, ade­cua­das a las exi­gen­cias y las posi­bi­li­da­des del siglo XXI, una nue­va eco­no­mía capaz de com­bi­nar la reduc­ción de las des­igual­da­des con la sos­te­ni­bi­li­dad medioambiental.

Com­par­tir